Ejemplos de Koan

Publicado el: 10 May 2018 por Ruben, guardado en: Educación, Sociedad

Cuando hablamos de Koan, lo hacemos de los dichos o diálogos que muchas veces se utilizan en la filosofía Zen y que han acabado siendo aplicados en distintos aspectos de la vida. Veamos ahora qué es exactamente el Koan y cuáles son los mejores Ejemplos de Koan.

questionmark_y300

Los Koan

Desde los inicios de los tiempos cuando el ser humano utilizó su facultad de pensar y tener raciocinio, en la tierras remotas del continente asiático, se dieron a conocer los ejemplos de Koan por maestros de la mente en Japón, con el fin de evaluar el avance de sus discípulos hacia una vida iluminada; estos alumnos designados por el destino para cada maestro, seguían el hilo de su Sensei, para llegar al camino donde se encontraba este y poder adquirir los conocimientos transmitidos por el maestro Zen, seguir el ejemplo de una vida de meditación, paciencia y un sinfín de retos físicos y mentales para llegar a un nivel de elevación supremo, este nivel no es alcanzado por muchos.

Cada vez los maestros utilizaban más seguido los ejemplos de Koan, para plantear un problema o acertijo a un discípulo con el fin de comprobar sus habilidades adquiridas luego de mucho entrenamiento, los alumnos se enfrentaban a un problema absurdo o sin respuesta coherente, de esta forma los estudiantes debe desprenderse de su forma de raciocinio común para entrar en un sentido racional más elevado, de esta forma poder aumentar su nivel de conciencia para intuir lo que en realidad le está transmitiendo en dicha interrogante o frase con total carencia de sentido o muy banal, de esta manera poder comprender el sentido oculto del koan y responder de forma asertiva el acertijo propuesto por el maestro Zen.

Por un tiempo se perdió esta forma de comprobar el avance de los estudiantes, un maestro llamado hoy en día el recuperador de los Koan, famoso por en la cultura occidental por presentar un acertijo muy grande para muchos maestros de dicha cultura, su Koan más famoso es aquel en el que el maestro hace un palmoteo y dice: “Este el sonido de dos manos, ¿cuál es el sonido de una sola mano?”; este Koan aún se presenta con muchas respuestas incorrectas, siendo necesario ser un maestro Zen para poder alcanzar el estado mental  necesario para interpretarlo.

Como este, encontramos otros muchos ejemplos de Koan, que aplicados y entendidos, pueden ser una filosofía de pensamiento y espíritu que nos permita poder encontrar respuestas a algunos de los grandes enigmas de la vida. 

Saber resolver de alguna manera el significado de los Koan nos permite poder saber encontrar solución a todos los problemas. Una filosofía basada en el pensamiento en conexión con el alma y el espíritu.

Los Koan plantean cosas que de hecho a veces no tienen respuesta, pero intentar resolverlos abre nuestras mentes a muchas posibilidades. Por ello, podemos fijarnos en algunos de los mejores Ejemplos de Koan que se conocen, con el fin de estudiarlos e intentar hallar cuál es la respuesta que esconden.

Ejemplos de Koan

Cuando se le preguntó por qué practicaba el zen, el estudiante dijo: “Porque tengo la intención de convertirme en un buda”. 

Su maestro tomó un ladrillo y comenzó a pulirlo. El estudiante preguntó “¿Qué estás haciendo?”. El maestro respondió: “Estoy tratando de hacer un espejo”. 

“¿Cómo puedes hacer un espejo al pulir un ladrillo?” 

“¿Cómo puedes convertirte en Buda haciendo zen? Si comprendes como sentarse Zen, sabrás que Zen no se trata de sentarse o acostarse. Si quieres aprender a sentarte Buda, debes saber que Buda sentado no tiene una forma fija. No uses la discriminación en el dharma no permanente. Si practicas sentarte como Buda, debes matar a Buda. Si estás apegado a la forma sentada, todavía no estás dominando el principio esencial “.

El estudiante escuchó esta advertencia y sintió como si hubiera probado el dulce néctar. 

– Dōgen Zenji

Este koan es un recordatorio para confiar en la pureza de nuestra mente primordial. Reconocer nuestro hábito mental constante de aferrarnos. Y ver cómo el aferrarnos oscurece nuestra sabiduría innata.

Dizang le preguntó a Xiushan: “¿De dónde vienes?” 

Xiushan dijo: “Del sur”. 

Dizang dijo: “¿Cómo está el budismo en el sur en estos días? ? ” 

Xiushan dijo,” Hay una amplia discusión “” 

Dizang dijo, “¿Cómo puede eso compararme aquí plantando los campos y haciendo arroz para comer?” 

Xiushan dijo, “¿Qué puedes hacer sobre el mundo?” 

Dijo Dizang, ” ¿Cómo llamas al mundo? “

– Libro de Serenidad

Este Koan nos lleva a entender que si consideramos la forma en que todos estamos constantemente, en todo momento, formando el mundo, entonces cada acción simple y ordinaria que puedo emprender aquí es ‘hacer algo sobre el mundo’.

“De la nada, la mente surge.” 

– El Sutra Diamante

Trabajar con este koan expresa como a veces la vida nos lleva de una manera en la que no podemos esperar que ocurra nada fuera del ahora, mientras que otras veces sin que hagamos nada, de la mente nace algo que nos hce movernos.

Veamos otros muchos ejemplos de Koan, queremos que seáis vosotros los que piensen en ellos y que conclusión sacáis al respecto.

“Una vez, un monje hizo una petición a Joshu. 
“Acabo de entrar al monasterio”, dijo. “Por favor, dame instrucciones, Maestro”. 
Joshu dijo: “¿ Ya has desayunado?” “Sí, lo he hecho”, respondió el monje. 
“Entonces”, dijo Joshu, “lava tus cuencos”. 

“Dos monjes discutían sobre la bandera del templo ondeando al viento. 
Uno dijo: “La bandera se mueve”. 
El otro dijo: “El viento se mueve”. 
Discutieron de un lado a otro, pero no pudieron ponerse de acuerdo. 
Hui-neng, el sexto patriarca, dijo: “¡Caballeros! No es la bandera la que se mueve. No es el viento el que se mueve. Es tu mente la que se mueve “. 
Los dos monjes se asombraron.

Un monje le preguntó a Kegon: “¿Cómo regresa un iluminado al mundo ordinario?”. 
Kegon respondió: “Un espejo roto nunca vuelve a reflejarse; las flores caídas nunca vuelven a las viejas ramas “.

El élder Ting le preguntó a Lin-chi: 
“Maestro, ¿cuál es el gran significado de las enseñanzas de Buda?” 
Lin-chi bajó de su asiento, abofeteó a Ting y lo apartó. 
Ting quedó atónito y permaneció inmóvil. 
Un monje cercano dijo: “Ting, ¿por qué no te inclinas?” 
En ese momento Ting logró una gran iluminación.

Etiquetas:

También te puede interesar:

Deja un Comentario

*

*