Educación, General, Naturaleza, Sociedad

Género y cambio climático

Por Mercedes García de Vinuesa, directora de la

Género y cambio climático

Las consecuencias del cambio climático tienen un impacto significativamente diferente según las
geografías y las sociedades. Y si ya sabemos que afectará en mayor medida a los más vulnerables,
podemos afirmar que las mujeres del Sur global son desproporcionadamente vulnerables al cambio
climático, lo que se traducirá en un agravamiento del fenómeno conocido como “feminización de la
pobreza”. En los países del Sur global, las mujeres tienen derechos más limitados y menos acceso a los
recursos que los hombres.


Pero para entender mejor por qué el cambio climático afectará especialmente a mujeres y niñas.
Comenzaremos con un ejemplo sobre el acceso a los alimentos y al agua.
El cambio climático afecta a la disponibilidad de agua y, como consecuencia, las mujeres rurales, a las
que normalmente se les encomienda la tarea de ir a buscar agua, tienen que recorrer mayores
distancias para recogerla, lo que aumenta su ya considerable carga de trabajo.
En cuanto a la seguridad alimentaria, las mujeres producen entre el 60% y el 80% de los alimentos en la
mayoría de los países en desarrollo y son responsables de la mitad de la producción mundial de
alimentos. Las mujeres también dirigen un amplio abanico de actividades que apoyan la seguridad
alimentaria, como la conservación del suelo y el agua, y la recogida de agua y combustible para cocinar y
calentarse.


A pesar de su papel, las mujeres siguen teniendo un acceso limitado a recursos y servicios
fundamentales:


 Acceso a la tierra, ni siquiera el 2% de la tierra es propiedad de las mujeres


Acceso al crédito, sólo el 10% de los créditos se conceden a las mujeres, principalmente porque
la legislación nacional y el derecho consuetudinario no les permiten compartir los derechos de
propiedad de la tierra junto con sus maridos, o porque las mujeres cabeza de familia están
excluidas de los planes de derecho a la tierra.


Acceso a la educación, dos tercios de los analfabetos del mundo son mujeres y niñas.

Género y cambio climático

El cambio climático también afecta a la migración y el desplazamiento: ¿sabías que en muchas
sociedades, los hombres tienen más movilidad debido a las normas sociales que consideran aceptable
que un hombre emigre, y también debido a las facilidades materiales como el dinero y los medios de
transporte? Si su marido emigra, las responsabilidades de las mujeres dentro y fuera del hogar
aumentan, ya que deben realizar actividades adicionales que manejan los hombres.


La migración provocada por estas consecuencias medioambientales aumenta las tasas de mortalidad
entre las mujeres, debido a su incierta situación socioeconómica y a la falta de acceso a la información.
En lo que respecta a la exposición a sustancias químicas, las mujeres suelen enfrentarse a mayores tasas
por ser las que ocupan la mano de obra mayoritaria en sectores como la limpieza, la industria
alimentaria o la confección.

 Algunos de esas sustancias químicas alteran el sistema endocrino y las
trabajadoras corren un riesgo especialmente elevado durante los años de gestación y el embarazo.
En resumen, la relación entre el género y el cambio climático es dinámica, compleja y específica del
contexto. Por esta razón, las iniciativas de adaptación o mitigación al cambio climático deben abordar
los impactos específicos de género, particularmente en áreas relacionadas con el agua, la seguridad
alimentaria, la agricultura, la energía, la salud, la gestión de desastres y los conflictos.
En definitiva, para fomentar un cambio transformador hacia una sociedad justa y sostenible, debemos
trabajar en la igualdad de género.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window