Ejemplos de quiasmo

Publicado el: 20 Sep 2016 por Ruben, guardado en: General

El quiasmo es una figura literaria que se basa en la repetición de estructuras gramaticales para lograr que el lector evoque un sentimiento o imagen. Se trata de un paralelismo que añade la característica de que los elementos a repetir, aparecen en dos órdenes opuestos, como si hubiese un espejo en medio. Puede parecer complicado de entender, pero, en realidad, es muy sencillo. A continuación te muestro algunos ejemplos de quiasmo con los que te quedará claro.

quiasmo

Ejemplos de quiasmo en el castellano

Uno de los ejemplos más claros que he encontrado pertenece al poema “Verano” de Manuel Machado, que dice:

Frutales

cargados,

dorados

trigales

Puede verse esa repetición a la inversa. Se trata de un sustantivo, un adjetivo, otro adjetivo y un sustantivo. Como si entre el tercer y el cuarto verso hubiese un espejo.

Sin embargo, el quiasmo puede llevarse más allá, y cargarlo de un significado mucho más profundo. A continuación te muestro ejemplos de quiasmos que alteran el significado de las oraciones, con lo que se convierten en retruécanos:

Muchos de los que viven merecen la muerte. Muchos de los que mueren merecen vivir”.

En esta frase de Tolkien, se puede ver como se repite la estructura sintáctica, pero con el orden a la inversa. Pero, además, el significado de la segunda frase es opuesto a la primera. Esto genera un contraste muy elegante en la literatura.

Nótese que, cuando el significado de la segunda oración no se altera especialmente, se trata de un quiasmo simple. Cuando dicho significado sí se ve afectado, hablamos de un retruécano. En ambos casos debe darse la repetición a la inversa de la estructura sintáctica.

 

Espero que estos ejemplos de quiasmo te hayan servido para comprender un poco mejor qué son y para qué se usan, ya que es una de las figuras literarias más utilizadas, y es necesario saber identificarlos.

Etiquetas:

También te puede interesar:

Deja un Comentario

*

*