Ejemplos de hipérbole

Publicado el: 18 Dic 2014 por Ruben, guardado en: General

La hipérbole es un recurso literario que se utiliza para hacer notar especialmente (o lo contrario) una característica o una acción concreta, de forma que el lector o el oyente le adjudique una importancia mayor que al resto de los elementos. A continuación te muestro algunos ejemplos de hipérbole, con los que te quedará completamente claro qué es.

hipérbole

Ejemplos de hipérbole en la literatura española

* “Érase un hombre a una nariz pegado”: Este es, probablemente, el ejemplo de hipérbole más conocido y famoso de la literatura española. Quevedo lo utilizó para reírse de su “enemigo” literario, Góngora, quien tenía una nariz muy grande.

* “No hay extensión más grande que mi herida”: En este verso de Miguel Hernández, se quiere evidenciar que algo le ha causado una herida que él considera muy grande. Para transmitírselo al lector, lo expresa de esa forma, aunque, evidentemente, existen muchísimas extensiones de mayor tamaño que su herida, por muy grande que ésta pueda ser.

* “Porque te miro y muero”: Esta vez es Mario Benedetti el que, para expresar una gran admiración por una mujer, exagera lo que siente al verla. Es obvio que no muere por mirarla, pero esta forma de expresarlo le permite explicarle al lector, en cinco palabras, cuánta admiración siente por ella.

* “Sonrisa de oreja a oreja”: Esta expresión, tan habitual en nuestro idioma, también es una clara hipérbole. Nadie puede tener una sonrisa de oreja a oreja, pero expresarlo de esta forma, permite dejar taxativamente claro que se está feliz.

Espero que con estos ejemplos de hipérbole te haya quedado claro qué son y para qué se utilizan. Es importante que las conozcas y las sepas reconocer, porque son un elemento importantísimo en nuestra literatura, y, para disfrutarla al máximo, es importante saber encontrarlas.

También te puede interesar:

Deja un Comentario

*

*