Ejemplos de Fe

Publicado el: 05 Oct 2017 por Ruben, guardado en: Sociedad

La fe es algo realmente subjetivo. Es una creencia, pero no solo con un sentimiento religioso, sino que tiene que ver además con el hecho de creer en uno mismo tal y como demuestran los ejemplos de fe que os ofrecemos a continuación.

fe

La fe

Podríamos hablar de muchos ejemplos de fe, ya que el ser humano tiende a creer en algo en lo que pueda aferrarse para sentir una sensación de calma y tranquilidad frente a un evento que ocurra o frente a los problemas que se enfrenta cada día. También puede hacer referencia a una sensación de positivismo y sensación de certeza.

Uno de los ejemplos de fe mas comunes en todo el mundo es la fe en Dios y cuenta con millones de seguidores alrededor del mundo, teniendo como máximo representante en la tierra de esa fe al Papa, quien es el encargado junto a su corte de difundir la fe por todas partes de nuestro planeta. Sin embargo la palabra fe va mucho mas allá, ya que se puede tener fe en diferentes acciones, como por ejemplo: ” tengo mucha fe en que ganaremos el partido”, “Los hombres de fe pueden lograr cosas que mas se han imaginado”, etc.

Consideraciones de la fe

Por otro lado la fe, se considera como una confirmación de que algo es eficaz o el documento que ratifica la validez de ciertas cosas. Como nos podemos dar cuenta, la fe esta presente en cada uno de los campos de nuestra vida, por eso si queremos lograr algo, tenemos que tener fe en lo que hacemos o en el caso de un proyecto que vamos a emprender es imprescindible la fe para lograrlo.

Entre los valores mas importantes , los cuales intervienen en la fe, aparecen los sentimientos, la razón y la moral, los cuales nos llevan a tener éxito en nuestras labores. Por eso es importante que a toda acción o actividad que vayamos a realizar en nuestra vida le pongamos la mayor fe posible, ya que de esta manera podremos lograr un objetivo común en caso de que sea un grupo que desea realizar un proyecto, la fe es algo que no se debe pasar por alto.

Como dice un dicho “la fe mueve montañas” y es particularmente la fe en Dios, la cual profesa mucha gente y cuenta con millones de creyentes en él. También se puede hablar de ejemplos de fe moral cuando la fe es impulsada por un miedo en particular debido a cierto castigo divino o debido a la ambición de alcanzar algún premio.

Para hablar de ejemplos de fe podemos decir que la fe se constituye en la base o el sustento de las distintas religiones, puesto que los fieles, ya que los fieles confían en las normas, las cuales son suministradas por autoridades religiosas.

Veamos a continuación, algunos ejemplos de fe concretos que se han sacado como no, de la Biblia.

Ejemplos de fe:

Jacob lucha con Dios: Génesis 32

Jacob, un hombre cuya vida estaba llena de drama familiar es un buen ejemplo de fe. Después de engañar a su hermano Esaú (que amenazó con matar a Jacob) de su derecho de nacimiento y herencia, Jacob huyó a la casa de su tío Labán. Muchos años más tarde, Jacob decidió volver a casa; que fue cuando él recibió la palabra: Esaú estaba en el camino a su encuentro, con un ejército de 400 hombres. Para Jacob, este fue el punto de ruptura. Ansiaba una nueva vida, un nuevo comienzo. Su pasado lo perseguía. Había engañado a su hermano, había mentido a su padre, y su nombre era un constante testigo contra él: el nombre Jacob significa “suplantador” o “engañador”

En el Génesis 32 , Jacob se apartó de toda su familia y pasó la noche solo en el campamento. Esa noche, un hombre apareció y un combate de lucha estalló. Jacob luchó implacablemente, pero pronto se dio cuenta de que no luchaba contra hombre alguno. Estaba luchando con el propio Dios, y sin embargo, aunque no podía ganar, Jacob no se rendiría, gritando “¡No te dejaré ir a menos que me bendigas!”

En respuesta a este acto de fe, a Jacob le fue dado un nuevo nombre: Israel. Por fe, a Jacob se le dio un nuevo nombre y un nuevo destino. Ya no sería Jacob el engañador, sino que sería Israel – el nombre dado a la nación elegida de Dios.

El ladrón arrepentido en la cruz: Lucas 23

En “el lugar de una calavera”, Gólgota, Jesús fue crucificado entre dos ladrones. Allí, Jesús fue burlado por la muchedumbre circundante, por líderes religiosos, por soldados romanos, e incluso por uno de los ladrones que colgaban a su lado. Pero en este momento de burla, algo se movía en el corazón del segundo ladrón – la fe. El ladrón arrepentido reprendió a su cohorte culpable y defendió la inocencia de Cristo.

Al sentir la gracia y el perdón que salía del hombre a su lado, el ladrón arrepentido le pidió: “Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu reino”. Sus palabras eran vulnerables, sinceras y llenas de fe. Y en respuesta, Jesús habló palabras de consuelo eterno: “De cierto os digo, hoy estaréis conmigo en el paraíso”.

Esta historia nos recuerda que no existe hora demasiado tarde para la fe. Este hombre, en sus momentos finales, se volvió a Cristo y encontró la vida. Nuestra fe, no importa cuán poco o tan tarde, nunca es en vano cuando encuentra su hogar en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo.

La Travesía del Mar Rojo: Éxodo 14

Uno de los eventos más conocidos entre los ejemplos de fe, fue el cruce del Mar Rojo como el crescendo de una historia de Liberación que comienza en Éxodo Capítulo 1. Después de un terrible enfrentamiento de 10 plagas con el Faraón, Moisés y los israelitas fueron liberados de esclavitud. Una nación entera de esclavos salió de Egipto como un ejército conquistador. Pero mientras el faraón miraba sobre la devastación que los hebreos dejaron en su estela, su corazón se endureció y él puso a su ejército para recuperar a esta nación de esclavos anteriores.

En Éxodo 14 , leemos que Moisés había guiado al pueblo de Dios a la orilla del Mar Rojo. De repente, hubo un sonido como un trueno. El sonido provenía de miles de caballos al galope, cuando todos los carros del ejército de Faraón aparecieron en el horizonte. Los corazones de los seguidores de Moisés empezaron a derretirse de miedo y comenzaron a gritar: “¿Por qué nos trajeron aquí a morir en el desierto?”

Rodeado por un pueblo aterrorizado; y sin modo alguno de cruzar el mar delante de él; Un ejército enemigo a su espalda; Moisés, lleno de fe, grita: “No tengáis miedo. Manteneos firmes y verñeis la liberación que el Señor os traerá hoy. “Entonces Moisés levanta su cayado y las aguas de la parte del Mar Rojo. El alcance de este milagro es asombroso. En un solo día, los hebreos son liberados y los ejércitos de Faraón se ahogan.

Artículo de interés:

Ejemplos de helenismos

Etiquetas:

También te puede interesar:

Deja un Comentario

*

*