Ejemplos de Anáfora

Publicado el: 13 Dic 2014 por Ruben, guardado en: General

Cuando hablamos de una anáfora, podemos estar hablando de una figura literaria que se basa en la repetición de una palabra, o de un elemento gramatical deíctico basado en hacer referencia a algo que aparece anteriormente en la misma frase. Con los siguientes ejemplos de anáfora te quedará mucho más claro:

anafora

Ejemplos de anáfora literaria

Como hemos dicho, la anáfora es una figura literaria, un recurso retórico para embellecer un discurso o cualquier obra literaria, y que se basa en repetir una o más palabras al principio de los versos o las frases. Aquí tienes algunos ejemplos de anáfora literaria:

“Salid fuera sin duelo / salid sin duelo, lágrimas corriendo”, donde cada frase sería un verso, y donde se repite la palabra “salid” al principio de ambos.

También sería una anáfora lo siguiente:

La niña no ríe. La niña no llora”, donde se repiten las palabras “la niña” al principio de las frases, sin necesidad de que sean versos.
Esto son ejemplos de anáforas literarias. Como punto a destacar, puedes fijarte que se podría eliminar la segunda repetición, y lo que se dice seguiría teniendo sentido y entendiéndose fácilmente (“Salid fuera sin duelo / sin duelo, lágrimas corriendo” o “La niña no ríe [ni] llora”).

Ejemplos de anáfora gramatical

Las anáforas gramaticales son elementos gramaticales deícticos que hacen referencia a un antecedente. Por lo tanto, dicho antecedente debe estar explícito. Aquí te dejo algunos ejemplos de anáfora gramatical:

“Aquel chico se respeta a sí mismo”, es una anáfora gramatical, ya que “a sí mismo” hace referencia a “aquel chico”, con lo que la frase, sin anáfora, quedaría “Aquel chico respeta a aquel chico”, con lo que daría pie a confusiones y a un lenguaje mucho más complicado.
Espero que estos ejemplos de anáforas te hayan ayudado a entender mejor qué son y cómo funcionan.

También te puede interesar:

Deja un Comentario

*

*